Se ha producido un error en este gadget.

Resiliencia

A decir verdad, me han venido a la mente esos malditos sentimientos de suicidio, aún me pregunto, ¿y ahora qué hago?
Ya han pasado tres días desde mi último encuentro con la muerte, todo por descender de un autobús en una zona de "peligro". Siempre había creído que la zona de transito es libre y que por ahora eso podía persistir en mis días, pero no fue así, una parte de la verdad se me ha revelado, puede ser que también sea parte de una forma de adaptación, es decir, una forma que se base en la experiencia, mientras la interacción se haga en el sujeto, éste cambia conforme la circunstancia. Por momentos me siento culpable de no haber podido hacer algo al respecto en aquel momento, pero para mi fortuna y mis deseos de conocer cómo funciona el sistema, logré un objetivo básico y primordial de cada ser humano, esa es la existencia.

En efecto la existencia se me ha puesto en los ojos a cada momento, el ver, es tan importante, no es como el mirar, los dos tienen una semántica diferente, claro involucran un órgano ocular que codifica la luz para tan sólo obtener un pequeño hálito de la realidad, el que a mi parecer el sentido que maneja el peso semántico que involucra la existencia; es el de ver. Creo a cada momento que cómo todo orden se sistema existen formas de contaminación, dígase contaminación de aire, sonido(ruido), agua, y me parece que también existe la contaminación de la vista, parece que la información que percibimos con la mirada,  muchas veces tiene cierta "contaminación" visual, y eso parece que a su vez, genere letargos de uso de existencia en recreación y calma ante un acto sucio.
También he recuperado, menciono "recuperar" puesto que la tragedia me provoca a concentrarme en todos los sentidos, y uno de ellos es el de el gusto, tantas veces que hemos comido de todos los productos que el capital nos permite adquirir sin cuestión nutritiva, la fortuna de probar lo que el progreso humano ha logrado con años y años de avance científico y tecnológico. Me pregunto si en verdad ¿somos o estamos siendo?

No sé qué hubiera pasado si hubiese muerto, no sé qué sigue, en ocasiones me deprimo pues me es difícil aceptar el dolor y el daño, por momentos la tristeza se vuelve una sombra pesada en mi cuerpo, una sombra que me acecha como una enemiga, una enemiga mía. Sin embargo trato mi flaqueza mental con la recreación que formula la lectura, el compartir la experiencia de alguien que posiblemente también vivió una experiencia similar, yo creo que es el de vivir una vida más y saber que ellos, me refiero a ellos como todos los hombres que buscan el poder de la existencia.

Ya casi no sé que más escribir, esto no es un diario, es al contrario una forma de acceso y de fuente de experiencia para otros, claro es opcional, yo sé bien que a muchos no les servirá esto, pero si le funciona al menos a uno, es que en realidad todo esta conectado. La tragedia en mi, me ha abierto algo dentro de la mente, a conocer el perdón, más no el olvido.
De ahora en adelante deberé tratar mi trauma con más ideas, con más resiliencia con aprender de lo que estamos hechos, a ver y aprender que la tragedia nos pide mantener una atención certera con nuestro entorno y que siempre debemos decidir hacer algo con nosotros mismos. Hay algo ahí afuera que me esta pidiendo mucha atención en ver ahora qué hago. La muerte es una aliada siempre hay que saber escucharla.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © / Simulación Social

Template by : Urang-kurai / powered by :blogger